Datos del Probador
Javier Calderón Sánchez

Nombre: Javier
Apellidos: Calderón Sánchez
Edad: 34 años
Profesión: Encargado de taller
Primer coche: Peugeot 405
Coche actual: VW Passat CC
Aficiones: Motor, viajar,...

Fotos
Vídeos
Blog de Javier Calderón Sánchez

    Pensar en la compra de un coche híbrido en estos tiempos en que los carburantes tienen unos precios tan altos podría parecer algo razonable, así que voy a ver si saco los pros y contras y llego a una decisión final.

    El vehículo en cuestión es un Toyota Yaris, el hermano pequeño del ya conocido híbrido Prius. Esta unidad, al llevar el acabado Advance, viene muy equipada de serie; además del equipo básico lleva cámara de visión trasera, volante multifunción, Isofix,  climatizador bizona, llantas de aluminio… y con algunos extras como el navegador con pantalla táctil, techo panorámico,  pintura blanca perlada…

    Hay que destacar varios detalles del equipamiento: el navegador funciona muy bien, explicaciones claras, búsqueda de rutas bastante rápido, pero tiene un gran defecto, y es que desde el puesto del conductor no se ve bien, siempre hay un reflejo en la pantalla que hace que tengas que mover la cabeza hacia el lado derecho para poder ver el mapa correctamente. Quizás cambiando la posición de la pantalla hacia el lado izquierdo y desplazar al otro lado el botón del warning y los testigos de los cinturones se podría ver mejor, o poniendo una pequeña visera encima de la pantalla… una pena la verdad.

    Tanto en modo diurno como en modo nocturno cabe destacar lo bien que se ve la pantalla al poner la marcha atrás; salvando el reflejo,  tiene una gran resolución.

    El cristal panorámico ocupa caso todo el techo, viene con dos cortinillas para tapar un poco la entrada de sol, da mucha luminosidad al interior y da más sensación de espacio.

    Los asientos en tela y piel son bastante cómodos, sujetan bien el cuerpo pero no me ha gustado el apoyabrazos abatible que lleva el del conductor, tiene un tacto gomoso y blandengue y en la parte delantera es más estrecho y no se llega a apoyar bien el codo.

    Interiormente, aun siendo un coche pequeño, está bien resuelto el espacio, hay huecos para dejar objetos entre los asientos, la guantera es de un tamaño correcto, atrás pueden acomodarse dos personas cómodamente y un tercero algo más apretado. Aquí destacar la sillita plegable, Go Booster, que venía en el coche y pudimos probarla con una niña de tres años y medio, entre medias de dos adultos y entraba perfectamente, se infla en dos minutos y aunque probablemente no sea tan seguro como una silla de niños normal, te saca de más de un apuro, ya que plegada ocupa muy poco al estar deshinchada y cuando la tienes que utilizar se tarda poco en instalar. Hemos viajado 4 adultos y la niña y tampoco nos hemos quejado por espacio reducido sabiendo que llevábamos un vehículo pequeño.

    El maletero es correcto, tiene doble fondo, algo que no acabo de entender. ¿Para qué poner esa tapa para el doble fondo si el hueco que queda debajo tampoco te va a sacar de muchos apuros?. Y si tienes que meter algo más grande y tienes que quitar esa tapa, ¿qué haces con ella? De tener este coche, yo la dejaría siempre guardada en casa. Se pueden abatir los asientos traseros y en caso de meter algún objeto voluminoso, al levantar bastante el portón el acceso es muy bueno.

    Sí se nota que las calidades interiores son correctas, como buen Toyota, pero abunda mucho el plástico duro, por el salpicadero, puertas, no es muy agradable al tacto en algunas zonas incluso.

    El equipo de sonido suena muy bien, lector mp3, entrada USB y AUX, éstas algo mal ubicadas… hay que abrir la guantera y en la parte de arriba, algo escondidas, están las entradas de audio, al fin y al cabo, una vez conectado un USB hay muchas horas de música, pero bueno, podían estar más mano.También contaba con Bluetooth, incluso con lector de mensajes… Buen equipo de sonido sin duda.

    La palanca de cambios, al igual que más detalles tanto del exterior como del interior, venía coronada con un plástico azul, muy resultón y futurista… de manejo muy suave para cambiar de un modo a otro y bien escalonados esos cambios. Nada distinto en la conducción de cualquier otro modelo automático, la ponemos en D y ya está, aceleras y frenas, poco más.

    Por detrás de ella y junto al freno de mano tiene dos botones para cambiar un poco el modo de conducción, eléctrico, económico… probando entre uno y otro, la verdad es que no he notado grandes cambios en la conducción de este Yaris automático e híbrido.

    Exteriormente esta unidad era muy llamativa, aparte de por el color blanco perlado junto al techo panorámico, estaba rotulado con los logos de la revista y patrocinadores y la gente se quedaba mirado bastante y ya cuando notaban que te movías sin hacer ruido alguno, más atención prestaban al coche e incluso personas mayores ponían cara de asombro al ver un coche que no hacía ruido alguno al circular.

    Los faros delanteros con LED para las luces diurnas son muy llamativos y le dan un toque al frontal muy actual y moderno, junto con el parachoques específico que lleva esta unidad HSD. En la parte de atrás los pilotos también llevan LED y al ser trasparentes llaman mucho la atención. De noche iluminan muy bien, tienen una luz muy clara.

    Los neumáticos eran un Bridgestone Blizzak, de invierno, que no he podido probar en condiciones invernales ya que estos días de la prueba en Salamanca eran casi de verano, pero sí pude meterme con el Yaris por algún camino embarrado y de arena y salió perfectamente. Sí se nota que el coche al llevar estas ruedas va algo más nervioso, no están enfocados para el calor del asfalto. En temporada mala, estoy seguro que sí le hubiera sacado mucho partido a estas ruedas, ya que evacuan mucho mejor el agua, se calientan antes que unas normales por lo que empiezan a funcionar mucho antes y en caso de nieve, no tendríamos que llevar cadenas.

    Sí me gustó una pegatina que llevaba el coche en la luna delantera. El ayuntamiento de Alcobendas autoriza a aparcar gratuitamente en la zona Ora al ser un coche híbrido… ya podían copiar muchos ayuntamientos de esta medida.

    En carretera el coche va bastante bien, teniendo en cuenta que no debiera de ser su hábitat habitual, ya que el enfoque principal debe ser la ciudad. No me gusta el modo de acelerar, al pisar el pedal, el coche se revoluciona, haciendo mucho ruido, dando la sensación de ir a tope y sin embargo va poquito a poquito tomando velocidad. Se oye muchísimo el estar así subido de vueltas y no es agradable.  Una vez ya en la velocidad elegida, no es tarea fácil el conectar el control de velocidad, va en una palanquita detrás del volante en el lado derecho y cuando giras también se mueve, en autovía no moverás mucho el volante, pero en ciudad sí puedes accionar la palanca sin haberlo querido. Aunque tarda en coger velocidad, luego la mantiene bien, subiendo el consumo en torno a los 7 litros.

    En ciudad, que es donde mejor se mueve, va fenomenal. Gira en poco espacio, se aparca muy bien, aquí hay que agradecer la cámara trasera, que aunque sea un coche pequeño, te acostumbras y se aparca sin mirar por los retrovisores prácticamente.

    El tacto de la dirección es muy suave, tanto que no da la sensación de que a través del volante notes como está el asfalto y en ciudad al circular por glorietas, si se hace a una velocidad algo elevada, da mucha inseguridad, parece que no llevas el control de vehículo.

    El consumo es muy reducido, sobre todo en recorridos urbanos, ya que siempre tenderá a tirar de batería recargada para estos cortos desplazamientos. En los 7 días no he conseguido que la batería se cargase al 100%, siempre se quedaba a uno o dos palos de estar completa. Pero da gusto circular en modo eléctrico, sin hacer apenas ruido, sin contaminar, gasto cero…  aunque tiene sus pegas, por calles peatonales en las que sí puedes circular con tu vehículo hay que tener especial cuidado ya que la gente no lo oye venir y más de uno se ha dado un susto al ver que estabas circulando detrás.

    En los 600 kms que le hice calculo que el consumo estaría en torno a los 5 litros, siendo un 60% ciudad y el resto carretera. Para tener esos 100 cv en conjunto, no está nada mal.

    En la pantalla del navegador, una de las muchas funciones que tiene es ver cómo va generando energía el coche, de donde va tirando al momento, si del motor de gasolina, del eléctrico, de las baterías, es muy curioso y llamativo el sistema.

    Gracias a la revista Autofácil tenía instalado un detector de radar, que tenía ganas de probar, pero no he conseguido detectar más que los fijos que ya me conozco de mi ciudad, ni municipales, ni guardia civil, no me he cruzado con ningún rádar móvil estos días.

    En conclusión, este coche está enfocado exclusivamente para ciudad, y si es para una gran ciudad, mejor, ya que el poder desplazarse en modo eléctrico sin contaminar ni hacer gasto de combustible, podrá ser un ahorro, pero gastarse algo más de 20000 euros en un coche pequeño, de momento y hasta que más ayuntamientos como Alcobendas, no colaboren con ayudas en la compra, impuestos y demás,  sigue siendo un capricho el querer colaborar con el medio ambiente.