Datos del Probador
Venancio Moreno

Nombre: Venancio
Apellidos: Moreno
Edad: 39 años
Profesión: Conductor profesional/Seguridad
Primer coche: Volkswagen Polo Classic
Coche actual: Toyota Prius
Aficiones: El mundo del motor, viajar y sus hijas.

Fotos
Vídeos
Blog de Venancio Moreno

    Ante todo debo decir que mi experiencia con el Toyota Yaris HSD ha sido muy positiva. Desde el principio he intentado enfocar esta prueba como una comparación con mi Prius del 2008, porque creo que es lo más lógico al ser dos vehículos con la misma tecnología, y que en definitiva cuentan con el mismo sistema híbrido.

    Como ocurre en cualquier prueba, he encontrado muchas cosas positivas, pero también alguna negativa. Pero voy a empezar por lo positivo. El sistema híbrido del Yaris es mucho más avanzado que en mi Prius. Esto se percibe perfectamente el momento en el que cambia el motor eléctrico por el de gasolina, que ahora es prácticamente imperceptible… el coche ya no da el típico tirón ni el proceso es tan brusco.

    También es muy destacable el consumo. En ciudad no es difícil tener consumos de entre 3 y 4 litros, mientras que con mi Prius rondo siempre como mínimo en los 4 litros. A ello contribuye directamente el modo Eco, en la que aunque se pierde algo de potencia y de respuesta acabas notando la reducción de consumo. Está claro que el Yaris es un coche urbano, porque es ahí donde mejor se defiende. Como en cualquier otro coche, si necesitas más aceleración tienes que pisarle más, y eso hace que el consumo se eleve, pero creo que el coche tiene suficiente respuesta como para poder enfrentarse sin ningún problema a cualquier situación cotidiana en la ciudad.

    Me ha sorprendido mucho su forma de tomar las rotondas. Siempre se muestra ligero, pero tienes en todo momento una buena sensación de estabilidad y de agarre, a lo que contribuyen también los neumáticos Bridgestone Blizzak –una pena no haber podido probarlos en condiciones invernales… pero en Mérida ya hace calor-, una sensación que no obtienes con otros coches de su misma categoría.

    Pero si hay algo destacable en el Yaris es su diseño. Me ha parecido muy atractivo, con un toque juvenil y urbano que le sienta muy bien y que hace de él un coche muy bonito… nada que ver con mi Prius.

    Respecto a los “extras” que traía el coche, me ha gustado mucho el detector de radares Only You Super Combi. Además de avisarte de los radares fijos y móviles, creo que tiene como principal ventaja que puedes poner todos tus sentidos en la carretera y no tener que distraerte así con los posibles radares que encuentres.

    La silla hinchable GoBooster me ha parecido una auténtica pasada. Tiene que ser muy cómoda, porque desde el primer día mis hijas discutían por sentarse en ella. Es muy fácil de poner y quitar, y queda muy bien colocada en los asientos.

    Pasamos ahora al interior… El sistema multimedia y el navegador me parecen excepcionales… En apenas unos segundos tienes enlazado tu móvil, puedes poner la música que llevas en el móvil, por Bluetooth o por USB, o puedes usar el CD… Ves en todo momento la información, con un nuevo diseño de cómo se muestra el resumen del sistema híbrido, que ahora es mucho más acorde al espíritu del Yaris.

    Como decía, también tengo que señalar algún punto negativo. Me parece que la pantalla multimedia queda en una posición demasiado baja, que te obliga a apartar la mirada de la carretera para mirar el navegador o hacer cualquier cosa con ella. Tampoco me parece que estén demasiado bien colocados los botones de selección de funcionamiento del coche –ECO y EV-, que no están en el lugar más cómodo para poder utilizarlos en carretera. El consumo en autovía es otro de sus “peros”. A 120-130 el consumo sube bastante, pero también es verdad que ocurre como con cualquier otro coche de gasolina… cuanto más pisas el acelerador, más consume. También se nota un cambio en la sonoridad del motor a esas velocidades.