Datos del Probador
Luis Berodia

Nombre: Luis
Apellidos: Berodia
Edad: 36 años
Profesión: Empleado de empresa cárnica
Primer coche: Fiat Punto 75 SX
Coche actual:Seat Altea 2.0 TDI 140cv
Aficiones: Deportes de motor, coches, lectura, viajar e internet

Fotos
Vídeos
Blog de Luis Berodia

    Lo primero de todo es que en este Toyota Yaris HSD me gusta su diseño, por supuesto hablando dentro de su segmento. Un frontal afilado, una gran parrilla, la franja que une las dos ópticas con luz diurna mediante leds y el diseño del espacio destinado a los antinieblas. Además el color blanco nacarado junto al techo panorámico (con cortinilla manual pero no practicable) le dan una imagen moderna, y en cuanto a la trasera del Yaris HSD, salvo por los pilotos traseros con cristal "transparente" no difiere de sus hermanos de gama.

    Una vez dentro, en el puesto de conducción, me encuentro pronto cómodo en el asiento, aunque por poner un par de pegas la sujeción lateral no es demasiado buena y el reposa-brazos que incorpora queda demasiado cerca del cuerpo, haciendo incómodo su uso. La ubicación de los mandos es bastante buena, menos la del botón de manejo del ordenador de a bordo, que obliga a meter la mano por detrás del volante o entre los radios del mismo para poder usarlo, o la del control de velocidad que queda "escondido" detrás del volante y no junto al mando de los limpias (como en mi Seat Altea, que en este caso lo lleva en el de los intermitentes).

    Si miramos el interior, veremos que predomina el plástico duro. El salpicadero, la consola central, los paneles de las puertas. Todo está recubierto de plástico rígido. El de color negro, de aspecto "rugoso", que dentro de la sencillez le da una mejor presencia.

    La pantalla táctil de la consola central, que además lleva cámara trasera para ayudar a estacionar, tiene un diseño sencillo pero muy intuitivo de usar y, salvo por las traducciones del japonés-español del sistema GPS, le da un toque elegante a su interior.

    Los ajustes en general son buenos y no transmite ruido por vibraciones (salvo los que hacía el detector de radares Only You Super Combi que solucioné con un poco de cinta de doble cara y una tira de goma).

    La habitabilidad es buena dentro del tipo de coche del que estamos hablando, y si bien es cierto que viene homologado para 5 personas, en las plazas traseras irán mejor y más cómodos dos personas que tres, ya que irían demasiado apretados. El maletero cuenta con 286 litros de carga y doble fondo que, si bien resulta un gadget interesante y poco habitual para un urbano, le resta demasiada altura y hace que un simple pack de agua no entre sin retirarlo o tumbando las botellas.

    Antes de pasar a hablaros de lo que me ha parecido el Toyota Yaris HSD en cuanto a su uso, comentar que en general me ha parecido estéticamente bastante acertado y con un interior que, si bien sus ajustes son buenos, sin ruidos de vibraciones, la calidad de sus plásticos me ha parecido demasiado pobre por calidad (todos duros) pero estéticamente logrados con la combinación de tonos claros y oscuros.

    Bueno, pasamos a probar el comportamiento del Yaris. Ponemos en marcha el coche pulsando el botón de Start, y lo primero que sucede es que no oímos nada, ya que si no están las baterías demasiado bajas de carga incluso podremos recorrer unos cuantos metros sin que entre en funcionamiento el motor térmico si no realizamos una salida brusca o pisamos demasiado el acelerador.

    Si circulamos con una conducción normal se mueve con una escasa sonoridad y su uso resulta muy agradable. Forzando el modo eléctrico, a través del botón situado en la zona del freno de mano, y teniendo cuidado con lo que hundimos el pie y con las aceleraciones podremos hacer hasta 2 kilómetros en modo totalmente eléctrico. Por ejemplo, para ir a por el pan todos los días, me hice ese trayecto sin casi usar un litro de combustible. Pero más allá de su modo totalmente eléctrico, en ciudad resulta realmente cómodo por la ausencia de ruidos aparte del de rodadura, que no es demasiado teniendo en cuenta que monta los neumáticos de invierno Bridgestone Blizzak LM25. En ciudad mis consumos estuvieron por debajo de los 5 litros, rondando los 4 l/100 km.

    Como anécdota, decir que uno de los trayectos que realicé con el Yaris en Comillas, callejeando durante unos 23 minutos y con mucho mimo con el acelerador logré un consumo récord de 1 l/100 km, que si no lo han borrado quedó registrado en la pantalla de consumos. Sin duda la ausencia de ruidos y el cambio automático (CVT) le convierten en todo un "urbanita". Pero, ¿y fuera de la ciudad? o ¿en autovía?

    En autovía la sensación de que no "suena nada" sigue bastante presente si circulamos con tranquilidad hasta que en un adelantamiento, una incorporación o en definitiva, cuando aumentamos el ritmo de golpe, el motor se revoluciona al máximo y el sonido en el habitáculo se vuelve molesto como si el motor fuese a "reventar" o fuese pasado de vueltas. Es una de las pegas que tiene el usar la transmisión CVT a cambio de no tener saltos ni tirones al no "cambiar" de marchas. No busquéis el régimen de revoluciones en el cuadro, en su lugar hay un potenciómetro que expresa el uso del motor (CARG/ECO/POWER). La autovía no es su terreno. Con ese uso, principalmente en autovía, pero también contando con recorridos urbanos, los consumos no son tan buenos como cabría esperar de un híbrido (cierto es que los neumáticos de 205 de ancho y llanta de "16 que monta con este acabado no ayudan tampoco en ese aspecto) y están en torno a unos 5,6 l/100km. Desde luego, lejos de lo que gasta en ciudad y bastante similares a los de cualquier otro urbano no híbrido, no deja de ser un modelo de gasolina que sube mucho de revoluciones cuando queremos realizar un adelantamiento o aumentar el ritmo. Su respuesta no es mala para la potencia de la que hablamos, pero no puedo decir lo mismo en cuanto a sonoridad y consumo.

    Más allá de los consumos, puedo decir también que tiene una buena respuesta en frenada y las suspensiones que mantienen un buen equilibrio entre el confort y firmeza, permitiendo que no se noten demasiado los balanceos en frenadas y rotondas sin que sea una tabla insufrible cuando pasemos por los típicos "baches" de nuestras carreteras. En cuanto a la dirección, creo que está totalmente enfocada al confort, suave y asistida perfecta para la ciudad, pero con un radio de giro demasiado amplio para el tamaño del coche y demasiado asistida para su uso en autovía (estaría mejor si se endureciese paulatinamente mientras aumenta la velocidad).

    Respecto a los neumáticos que montaba el Toyota Yaris, los Bridgestone Blizzak LM25 de invierno, decir que no tuve la oportunidad de probarlos con nieve (cosa que me fastidió bastante) pero si con lluvia y debo decir que respondieron muy bien ofreciendo un muy buen agarre y me han convencido.

    El detector de radares Only You Super Combi es bastante preciso (falló en la distancia de un par de radares que por suerte ya conozco, no sé si sería debido a que no esté actualizado) pero debo decir que es bastante "pesado". Cada vez que arrancas te dice: "Póngase el cinturón de seguridad"..."buscando satélites"..."satélites encontrados"... y no se puede hacer que nada para que no lo haga, salvo apagarlo, claro.

    Para terminar, decir que en general, el Toyota Yaris HSD me ha parecido un coche bonito estéticamente hablando, y si lo vas a utilizar principalmente en ciudad, por dimensiones y su motor es una buena alternativa, pero si el día a día incluye trayectos largos por autovía, hay mejores alternativas por relación precio, consumo y producto, que no será un híbrido ni disfrutaremos de una conducción sin ruidos que ofrece el Yaris en ciudad, pero a cambio tendremos mejores consumos y en algunos casos una mejor calidad interior.

    Muchas gracias al Equipo Luike por darme la posibilidad de disfrutar de esta experiencia y de disfrutar del Toyota Yaris HSD y poder contaros mi experiencia e impresiones.

    Dar las gracias especialmente, tanto a Pablo como a Salva por el trato recibido y su trato amable y cercano.




bridgestone Demac